viernes, 15 de junio de 2012

Justicia.


La justicia, la libertad, el amor, la igualdad... ¿qué son esas cosas? ¿Cómo las podríamos definir sin caer en la indefinición? Desde luego no sabría definir ninguna de esas cosas, ni siquiera los expertos juristas saben bien qué es la justicia. Aunque todos, los legos incluidos, parecemos tener una intuición que nos dice cuándo algo es justo y cuándo no lo es. 


Habitualmente se nos pinta a la justicia con los ojos vendados, pues no hace deferencia entre nadie, ante la justicia todos somos iguales, igual que ante la muerte, esa muerte igualadora que Jorge Manrique supo plasmar metafóricamente en las coplas a la muerte de su padre. en una mano la espada, para ejecutar los castigos, en otra la balanza, para decidir entre la inocencia y la culpabilidad. Un trabajo difícil el de la justicia. Sería algo así:


Sin embargo lo más habitual es que nuestra amada justicia adquiera dos imágenes muy diferentes según quién se encuentre ante ella, parece ser que la venda que cubre sus ojos no está precisamente para que se comporte de forma imparcial, sino para que tanto la espada como la balanza puedan ser mangoneadas sin que la justicia se entere. A menudo la justicia adopta más bien esta imagen:


En españa podemos ver múltiples casos que ejemplifican esto. A continuación os ofrezco una breve selección de los más mediáticos en la historia de la democracia española:


- Carlos Fabra. Fue presidente de la diputación de Castellón (no importa por qué partido, todos son iguales). De los 5 delitos fiscales de los que se le acusa consiguió que 4 prescribieran. Sin embargo sigue imputado por diversos delitos de tráfico de influencias, por cohecho y por el delito fiscal correspondiente al ejercicio 1999. En julio de 2008, el Tribunal Supremo desestimó el recurso de casación presentado por Fabra, contra la investigación judicial. Posteriormente, en el año 2011, el mismo Tribunal Supremo hizo una revisión de las causas que habían sido desestimadas en el juicio de 2008 y se declaro incompetente para declarar prescritos los 4 delitos de los que había sido liberado Fabra. A principios de 2012 se espera que se reabran las causas a revisar, con el fin de que se depuren responsabilidades.

- Jose Luís Núñez. Ex presidente del barcelona. El día 28 de julio de 2011 fue sentenciado a 6 años de prisión, una multa de dos millones de euros por el delito de cohecho, y de otros 36.000 euros de multa por el de falsedad documental, por su implicación en el «caso Hacienda». Recurrió y está en libertad.

- Mario Conde. Le cayeron 6 años por apropación indebida (sí vamos, que se quedó con 600 millones de pesetas que domicilió en Suiza a su nombre) y luego por estafa y demás le cayeron otrso 14, estuvo 3 años en la cárcel (y apartado del resto de reclusos, privilegiado el tío...) y a los tres años, a la calle con un tercer grado.

Así podríamos seguir con una larga lista, Camps, Julián Muñóz etc. Toda esta gentuza tiene en común que en sus grandes estafas obtienen mucho dinero, y el dinero es el que hace que la justicia adopte una imagen u otra. Con dinero enlenteces el proceso de justicia hasta el colapso de la administración, con dinero si finalmente vas a la cárcel reduces tu pena y no solo eso, no vives como cualquier otro preso porque la cárcel no está hecha para los ricos. Y ésto es lo que escuece, no todos somos iguales, si vais a robar, haceros con un botín enorme y saldréis impunes. Pero si vais a mangar 20 euros a una abuelilla porque no tenéis dónde caeros muertos, más vale que corráis y no os pillen porque os meten en chirona y no en la chirona vip de la que disfrutan estos hijos de la gran puta. Me da ardor de estómago solo con pensar en estos cabrones lameculos gregarios, pardiéz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada