sábado, 7 de abril de 2012

Chanchullos y putadas.

Yo tuve una relación con una chica preciosa, inteligente y simpática, pero vamos, que eso es una cosa que no viene a
cuento, es solo el sombrero. El sombrero que me regaló durante un cumpleaños es un sombrero bonito. Me lo pongo
siempre que estoy sentado en mi cuarto, frente al ordenador, en la minicadena suena el jazz raruno de Jamie Cullum. El
caso es que ese sombrero es un compañero habitual cuando escribo y hoy es uno de esos días.

Desde luego en España somos unos artistas de la más absoluta indolencia, insensatez, egoísmo, incompetencia... y así
en un largo etc. A mí desde luego se me ocurren muchas cosas que demuestran todo esto, pero hoy me voy a centrar en
algunos chanchullos y putadas con que nos topamos en la vida diaria. Estos chanchullos giran en torno a aquella entrada
que escribí hace un tiempo en la que hablaba de un “malware” con el que las personas veníamos equipados y sin el cual
no podríamos haber sobrevivido hasta hoy.

Hay 5 millones de personas en paro aproximadamente. Sin embargo, si esos 5 millones de personas estuvieran
realmente paradas habría habido una explosión social. De los cuarenta o cuarentaitantos millones de personas de
España, ¿cuántos son población activa? Tengamos en cuenta que vivimos en un país con una pirámide poblacional
característica de un país desarrollado, es decir, vivimos en un país de viejos. Pongamos que de los 40 millones y pico,
20 son población activa. Si de esos 20 millones de personas realmente hay 5 millones en paro, la situación social y
económica sería insostenible. La actual no es insostenible en el sentido que la palabra “insostenible” ha adquirido para
los ciudadanos griegos. Por tanto, debe haber parados en movimiento. ¿Que cómo se puede ser un parado en
movimiento? Pues..., trabajando sin contrato, en economía sumergida, en negro...

Veamos, los empresarios se encuentran que no pueden mantener a todos sus empleados. No pueden pagar las cuotas a la
seguridad social y pagar al empleado, no dan para más. Vale, entonces ¿qué hacen? Pueden despedir al trabajador que
no pueden continuar contratando, o …, pueden no pagar las cuotas. Si no pagan las cuotas a la seguridad social sí que
les llega para pagar al trabajador, aunque éste pierda su contrato y sus derechos. Es decir, si somos unos hijos de puta
redomados matamos dos pájaros de un tiro, mantenemos la producción, seguimos ganando lo mismo y los costes se
reducen, se reducen tanto como los derechos del trabajador...claro. Pero el trabajador gustoso renuncia a algo tan etéreo
como sus derechos laborales con tal de tener trabajo, total ¿qué puede pasar por trabajar sin contrato? Además, que él
necesita la pasta para ir tirando coño, que la cosa está muy jodida y él no tiene la culpa, ¿o sí?

Aquí es donde uno empieza a ver la indolencia del pueblo español. Nos pasamos el día diciendo “es que la cosa está
muy mal”, “los putos socialistas han hundido el país”, “los políticos son todos unos ladrones hijos de la gran puta”, “el
PPSOE es un nido de víboras de la peor especie”..., y en general todas esas afirmaciones son probablemente cercanas a
la realidad. Sin embargo las mencionamos para justificar chanchullos ilegales, para culpar a alguien de lo que está
pasando, para lanzar un gemido de gilipollas ante la realidad que se despliega ante nuestras retinas.

Pero, ¿y si la culpa de esto no fuera solamente de la panda de cabrones que nos gobiernan? ¿Y si la culpa de todo esto la
tenemos los ciudadanos? Y podéis decir, “a ver por qué, por qué vamos a tener la culpa de que sean unos hijos de la
gran puta”. Y yo os digo que, tenemos la culpa de que esos cabrones nos gobiernen por ser crédulos, no dar valor a
nuestro voto o simplemente ser demasiado perezosos para ejercer nuestro derecho al voto con cierta seriedad.
Pero tal vez tengamos parte de culpa, o gran parte de lo que está ocurriendo a día de hoy en el plano económico. La
pregunta que planteábamos era “¿qué puede pasar por trabajar sin contrato? Además, que él necesita la pasta para ir
tirando coño, que la cosa está muy jodida y él no tiene la culpa, ¿o sí?”
A esta pregunta yo me inclino a responder que sí, que trabajar sin contrato, en negro y demás tiene consecuencias
extremadamente graves para nuestro país. Veréis, nosotros tenemos una gran deuda porque hemos estado viviendo “de
prestao”. Hemos gastado lo que no teníamos y lo hemos gastado de forma pésima (es decir, que nos hemos quedado sin
un duro y nos lo hemos gastado en cosas inservibles, salvo para el estafador que nos las ha vendido, el político de
turno). Cuando nos piden que cumplamos unos objetivos desde la unión europea y no somos capaces de cumplirlos,
nuestra prima de riesgo aumenta y esto hace que las empresas españolas pierdan dinero, pierdan inversores, pierdan
trabajadores y la cosa esté jodida. Resulta que los trabajadores que están sin contrato si de aquí mañana cotizaran harían
que cumpliésemos los objetivos de déficit. Si cumpliésemos los objetivos tal vez, y solo tal vez, las empresas españolas
irían relativamente bien y no habría despidos masivos. Además tendríamos pasta para sanidad y educación (si no nos la
mangaran los politicuchos claro, que esa es otra). Así que sí, cabrones egoístas, si trabajáis cobrando en negro os estáis
jodiendo a vosotros mismos, y sobre todo a todos los que hay a vuestro alrededor, incluidos vuestros hijos. Estáis
destruyendo el país donde se supone piensan pasar sus días (permitidme que me descojone, porque creo que todo dios
se quiere pirar cuanto antes y más al norte mejor).
No trabajarían todos los que trabajaban en negro si sucediera esto. Se perderían unos cuantos empleos, pero solo con los
que se recuperarían por la bajada de prima de riesgo tal vez valdría la pena.

Pero sigamos con la situación real que actualmente podemos disfrutar. De esos 5 millones de parados están los honrados
que se joden y se buscan la vida sin faltar a la ley, los que trabajan cobrando un sobre sueldo en negro y también hay
una tercera subespecie de escoria. Este grupo lo conforman los que no dan ni golpe y cobran. Por ejemplo, el trabajador
al que le faltan 2 meses de cotización para acceder al paro pacta con un tipo que tiene una empresa fantasma (que existe
de boquilla pero que luego a nivel físico no tiene actividad ni nada parecido a picar piedra o sudar tinta). El tipo de la
empresa fantasma le cobra una comisión del paro que vaya a sacar con esos dos meses “trabajando” -es decir, sin dar
golpe- y el trabajador accede a una remuneración que por ley no le pertenece, es decir, está robando dinero público.
Pero claro como “el dinero público no es de nadie...”, más bien diría que el dinero público es de todos.
Y ¿estos son los que se quejan de lo jodida que está la cosa? ¿Estos son los que critican a los políticos por su
comportamiento caradura? ¿Los que se quejan de que la cosa está muy mal? Vuestros chanchullos son mis putadas y
mis chanchullos las vuestras.

No jodáis tanto la manta, porque no se puede pretender ser como Alemania económicamente hablando teniendo una
conciencia fiscal similar a la de Somalia. Dad gracias de no estar comiendo mierda por un tubo y apretad los dientes y el
culo porque si seguís así la cosa va a ponerse muy pero que muy negra. ¡ Yo aviso!, para que luego no vengáis diciendo
que nadie os lo dijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada